La Asociación de Obras Cristianas de Gibraleón se vuelca, un año más, con San Isidro Labrador

Un año más, la Asociación de Obras Cristianas de Gibraleón se ha volcado con San Isidro Labrador durante el recorrido que el santo labriego ha realizado por las calles olontenses.

Concretamente, a las puertas del Centro de Menores Emaus tuvo lugar el tradicional chocolate con churros; y el centro de Mayores Jesús de Nazaret realizó una gran gazpachada con la que las personas que son atendidas en este centro disfrutaron de un gran ambiente de fiesta al paso del santo labrador.

Es de destacar que por primer año desde la Clínica Dental Solidaria, que Obras Cristianas tiene en la calle Río, se procedió a una tirada que hizo las delicias, sobre todo, de los más niños.

Y es que Gibraleón se ha vestido de gala para celebrar las tradicionales fiestas en honor a San Isidro Labrador, oportunidad para que miles de olontenses se echen a las calles acompañando al patrón de los labradores.

La alcaldesa de Gibraleón, Lourdes Martín, ha remarcado que “las fiestas en honor a San Isidro forman parte de la idiosincrasia de Gibraleón, es una tradición arraigada en la localidad en la que cada año participan miles de olontenses”.

Durante todo el recorrido, que prácticamente abarca casi todas las barriadas y calles del municipio, se suceden las tradicionales tiradas en las que los vecinos y vecinas de la localidad lanzan todo tipo de objetos y ofrendas, como las roscas, símbolo inequívoco de esta celebración.

Asociaciones, como la de Obras Cristianas, Hermandades y particulares ofrecen desayunos, comidas y refrescos durante los dos días de recorrido, símbolo de la solidaridad que caracteriza al pueblo de Gibraleón.

Obras Cristianas se ha volcado con la procesión del santo a las puertas de su centro de Menores Emaus, con su tradicional chocolate con churos, además de en la residencia de Mayores Jesús de Nazaret, con una gran pazpachada, y de la Clínica Dental Solidaria de la calle Río, desde donde se realizó una tirada que hizo las delicias de mayores y pequeños.

A lo largo de las dos jornadas se viven momentos muy emotivos, como puede ser la entrega de roscas de pan a las personas mayores y a los enfermos, que cada año esperan ansiosos que San Isidro se acerque hasta sus viviendas.

Además, como novedad este año se ha recuperado la decoración de las calles gracias a los Hermanos Mayores, quienes han promovido un concurso en el que invitan a toda la ciudadanía olontense a decorar las calles por las que pasa el santo, como ocurriera antaño.

Deja un comentario

RECIBE EN TU EMAIL - Las últimas noticias de la Asociacíon  
x

Siempre al servicio del necesitado

SUSCRIBETE A 

OBRAS CRISTIANAS

  • Recibirás en tu correo las últimas noticias.
  • Te enviaremos newsletter periodicamente.
  • Estarás informado de todo, en todo momento
x